El Santuario de la Salud

EL TERRENO

Situado en un área tranquila en el Noroeste de Tenerife, el terreno cuenta con cuatro hectáreas en la ladera de una montaña, dentro un bello barranco que llamamos “nuestro pequeño “Machu Pichu”. De gran fertilidad y con abundancia de agua, dispone la bendición de un manantial que provee tanto los espacios habitables como un gran estanque de agua para riego (compartido con dos terrenos vecinos actualmente en venta).

Una cascada permanente a 5 minutos de la finca y otras muchas que aparecen alrededor en la estación de lluvias son también un regalo para los amantes del agua.

Media hectárea está cultivada en terrazas con más de 30 variedades de árboles frutales (aguacateros, mangos, naranjos, un mandarino, limoneros, árbol de lima, kakis, chirimoyos, macadamios, almendros, higueras, un carambolo, lychis, guayavos, guayavos-fresa, pitangueros, manzanos, pomarrosas, perales, ciruelos, granados, nísperos, tomate de árbol, morales, sapotes, castaños de agua, madroño, canistel, jaca, noni) más otras plantas frutíferas como papayas, bananeras, physalis, lulo, maracuyás, fresas, higo-picos, zarzamora... Alrededor de 150 árboles están ya produciendo y unos 50 más están en camino. El vivero cuenta con unos 200 arbolitos y en todos lados del terreno hay cientos de árbolitos espontáneos que podrían ser transplantados.

El resto del terreno es un bosque nativo de hipéricos con mucho potencial para hacer preparados medicinales.

COMUNICACIONES

Las comunicaciones son buenas hay 5 minutos en coche hasta el pueblo y 10 minutos hasta la playa o 15 minutos caminando al pueblo-. El pueblo se llama Los Silos, es típico y entrañable y la gente en general es amable.

Sin coche no es tan fácil pero hay también autobuses regulares desde el pueblo para conectar con el resto de la isla.

ESPACIOS HABITABLES

El terreno cuenta con una casa restaurada con 3 habitaciones, un baño artístico con bañera, una cocina y salón-comedor más pequeño espacio para oficina y una terraza cubierta con jardín alrededor. Hay también una gran sala que precisa renovación y que usamos por el momento de trastero y almacén para herramientas y materiales.

Acampar es también una posibilidad de alojamiento fuera de la época de lluvias. La temperatura mínima del año es alrededor de 14 grados.

Aunque es zona protegida, sería posible crear otros espacios habitables presentando un buen proyecto a las autoridades locales (que están muy abiertos y dispuestos a apoyar proyectos de índole ecológica o social).

Todo el lugar está provisto de electricidad (aunque desafortunadamente todavía no es ecológica ni totalmente estable).

Gracias